Usos más frecuentes

  • Bebidas: saborizante, regulador del pH, potenciador de conservantes.
  • Dulces, conservas, caramelos: Acidulante y regulador del pH.
  • Verduras procesadas: En combinación con ácido ascórbico, previene la oxidación.
  • Alimentos congelados: Ayuda a la acción de los antioxidantes, previene pardeamientos y el deterioro del sabor y el color.
  • Frutas y hortalizas enlatadas: Disminuye el pH, actúa como agente quelante, previene la oxidación enzimática y la degradación del color, resalta el sabor.
  • Aceites y grasas: Previene la oxidación.
  • Confitería y repostería: Acidulante, esalta el sabor y optimiza las características de los geles.
  • Quesos pasteurizados y procesados: Texturizante.
  • Lácteos: Estabilizante.
  • Pesca: Regulador del PH.
  • Carnes: Auxiliar del procesado y modificador de la textura
  • Fabricación de detergentes líquidos, entre otros.

Ácido Cítrico Anhidro